Consultoría / Coaching / Psicología / Mindfulness

Hola! Soy Marta Pato y quiero compartir contigo mi propósito de expandir la consciencia y facilitar el autént...

Campus Promete


¿Qué es lo que te gusta? 

Esta pregunta es el punto de partida de Campus Promete. Imagina qué quieres hacer, para qué y quién eres al hacerlo. Es la imaginación la que precede a la acción. Dar forma a esta posibilidad, expresarla, crearla, desarrollarla, producirla y presentarla es Campus Promete. Una iniciativa educativa y social innovadora que ayuda a hacer realidad los sueños con un equipo técnico y humano en tan sólo cinco días.  

En el siglo XXI el cambio está en ser lo que somos y hacer lo que nos vibra con gusto. Cambiar esfuerzo de logro idealizado por el fluir en lo que uno es de verdad y apasiona. El sistema educativo necesita renovarse. ¿Qué sentido tiene memorizar conceptos que no invitan a indagar sobre nosotros y el mundo? ¿Te imaginas una escuela en la que aprender a base de creación, desarrollo y producción de proyectos personales publicables en colaboración con otros para hacer de este mundo un lugar mejor en el que vivir?

Preguntas y más preguntas son las que se plantean a chicos y chicas entre 8 y 18 años en Campus Promete. Nunca es tarde para hacernos preguntas y, al mismo tiempo, cuanto antes nos las hagamos, mucho mejor. En las preguntas reside el secreto para ser feliz porque, gracias a ellas, te descubres a ti mismo. 

Una educación estimulante

Campus Promete tiene como modelo la integración de los distintos aspectos del ser: Ser creativo, ser interior, ser social y ser emprendedor. Una educación que desarrolla a la persona con acompañamiento, observación, escucha activa y diálogo mayéutico

-¿Qué es mayéutico? -Te preguntarás-. Etimológicamente del griego, maietikos, puede traducirse como ayudante en parto. -¿Y qué parto? -Te seguirás preguntando-. El parto a ser uno mismo. El diálogo mayéutico es el método de realizar preguntas a una persona hasta que ésta descubre conceptos que están latentes en su mente. Esta técnica ayuda a descubrir lo más genuino a partir de la elaboración de preguntas y respuestas y, más preguntas, y, más respuestas. 

El profesor y el coach del alumno se convierten en parteros para alumbrar las posibilidades, opciones e ideas de un alumno en reflexión. Los acompañantes ayudan al alumno a encontrar sus propias respuestas. Y, luego, como ya has podido imaginar,  siguen haciendo más preguntas.

Gimnasio de Desarrollo Personal 

Es una agencia encargada de que los sueños se sientan y se conviertan en realidad por la toma de consciencia. Un equipo de coaches, en cada área de Campus Promete, acompañan al alumno a identificar, definir, planificar, realizar y presentar su proyecto personal. Y, al mismo tiempo, le ayudan a identificar, reconocer y manejar sus emociones, aprendizajes y descubrimientos de esta experiencia transformadora.

¿Cómo? Así es, a base de preguntas. Para tomar contacto con este entrenamiento, te invito a plantearte: Cuando haces lo que te gusta ¿Cuáles son tus sensaciones?, ¿Qué emociones?, ¿Qué sentimientos?, ¿Qué pensamientos?, ¿Con qué cualidades conectas? 

¿Quién nos enseña a ponernos en contacto con nuestras emociones? No estamos acostumbrados a entrar en las emociones y sin emoción, no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje y no hay memoria. Toda emoción es natural. Aprender a identificar, manejar y ser conscientes de cómo cambian es clave para el desarrollo personal.

Podemos creer que lo que más cuesta es expresar lo que desagrada, sin embargo, también cuesta, y mucho, conectar y expresar lo que tanto agrada, sentirlo, incorporarlo, visualizarlo, anclarlo y comunicar desde ahí. ¿Qué sientes cuando estás haciendo algo que te gusta?, ¿Cómo es sentirlo en tu cuerpo?, ¿Te visualizas a ti mismo comunicándote en un gran escenario al público?, ¿Quién eres cuando conectas con eso? El trabajo con las emociones en el Gimnasio de Desarrollo Personal serviría para una segunda película de Pixar después de Inside-Out. 

El descubrimiento de Max

Diez minutos de reflexión fueron suficientes para que Max se diera cuenta de cómo oscilaban sus emociones a lo largo de los dos primeros días. Unas eran más agradables, otras menos. Le acompañé a indagar en sus olas emocionales. Y, en un instante, apareció el insight del que se habla en Midfulness. Max dibujó un punto cumbre en su mapa y expresó que representaba el momento que estaba viviendo en ese instante, el mejor de todos los momentos, la mejor de todas las emociones: -Me doy cuenta de lo que he sentido. -Dijo, con natural espontaneidad-. En ese momento, fui testigo de una conciencia que despierta. Qué maravilla! 

Química emocional

En el grupo del área de Vida y Naturaleza surgió una conversación acerca de la vergüenza. La vergüenza es una emoción social natural que sentimos por el mero hecho de ser humanos. Está relacionada con el miedo a hacer el ridículo, a no gustar a los demás, a lo que puedan pensar de uno mismo. ¿Quién no ha sentido ésto alguna vez?

-¿Cómo ayudarles a manejar la
vergüenza? -Pensé-. Bien, la directora del área y yo nos pusimos manos a la obra y montamos un experimento científico en el laboratorio. Una sustancia química convertía el agua en un líquido marrón, representando a la vergüenza. Luego, otra sustancia la disolvía en un brillante color amarillo, verde, rojo, azul, simbolizando, a través del color, las cualidades más genuinas y particulares de cada uno; tranquilidad, perseverancia, alegría, pasión, entusiasmo, colaboración, etc.

Mi experiencia como coach

Plantear dinámicas de desarrollo personal a chicos y chicas entre 8 y 18 años ha sido un reto. - A ver chic@s!, prestad atención. -Me oía decir-. Como dice el neurocientífico Francisco Mora no podemos pedir atención sino evocarla desde dentro del alumno despertando su curiosidad. Dinámicas que invitan a la indagación de las emociones que surgen en el grupo a lo largo de los días, despertar el interés y colocar una semilla para que brote.

Como coach, he acompañado a estos chic@s a un viaje emocional de cinco días con cuatro elementos clave: la respiración consciente, la focalización de la sensación-emoción sentida en el cuerpo, la visualización con anclajes que hacen memoria de lo que sentimos y somos cuando conectamos con lo que nos apasiona y la puesta en común de los descubrimientos. 

Me llevo muchos regalos de las personas con las que he compartido la experiencia Campus Promete. La entrega desinteresada con el corazón abierto, la generosidad, la paciencia, la atención, la alegría, el entusiasmo, la pasión, el descubrimiento, la diversión y mucha gente maravillosa que ya forman parte de mi vida. También he conectado con mi niña, una niña creativa e intuitiva que se hace adulta integrando a la científica con la artista. Gracias, Campus Promete!

De un modo u otro, más pronto o más tarde, todos nos planteamos ¿Qué sentido tiene nuestra vida?, ¿Qué queremos hacer con ella?, ¿Cuál es nuestro proyecto personal? Mejor plantearnos estas cuestiones a una edad temprana. Sin embargo, no importa la edad que tengas, libera tus condicionantes y descubre el tesoro que escondes en tu interior. No pares de soñar y mientras, hazte preguntas que generen respuestas y, luego, hazte de nuevo más preguntas. Así, una y otra vez.
__________

Más información en: www.campuspromete.es  

Storytelling

El anglicismo storytelling se refiere a la narración de historias. Me gusta el término. Es corto y tiene ritmo. Antes de invitarte a leer este post, quiero proponerte que veas el vídeo.




¿Cómo responde tu cerebro al storytelling de Ben?

Estas son las respuestas naturales que han sucedido en tu cerebro. Has segregado dos hormonas: Cortisol y oxitocina. Cortisol, por tener tu atención concentrada en la trama y oxitocina, también llamada hormona del abrazo, en respuesta a la conexión emocional con Ben y su padre.

El cortisol se libera como consecuencia de la emoción de angustia. Es la hormona que segregamos en nuestras vidas cuando nos sentimos estresados. La oxitocina aparece por la empatía y, desafortunadamente, abunda menos en el entorno. Si liberáramos más oxitocina, la forma en la que vivimos cambiaría. Esta hormona no sólo la producen las madres que se vinculan con sus hijos antes, durante y después del nacimiento, sino que es un pegamento social que cohesiona y mantiene unidas relaciones, comunidades y sociedades.

El neuroeconomista Paul Zak descubrió poderosas respuestas emocionales y bioquímicas al monitorizar cientos de cerebros, como el tuyo y el mío, al ver la historia de Ben. Comprobó que cualquier storytelling, por más sencillo que éste sea, contado con una buena trama que siga el arco dramático de Freytag incrementa más la participación activa y solidaria que cuando no hay historia.

Arco dramático de Freytag


¿Qué diferencias hay entre ver, leer o escuchar un storytelling?

En un storytelling la historia en si, la emoción-sentimiento que provoca, los protagonistas de la historia y quien la recibe; ya sea viendo, oyendo, e incluso, leyendo, en pantalla o papel, están unidos en el mismo estado de empatía e involucración. Los mecanismos que se activan son los mismos porque el cerebro imagina, se pone en situación, analiza causas-efectos y piensa en imágenes. ¿Has visto las historias de un libro mientras lo leías? Es eso mismo.

Livia Blackburne, autora de From Words To Brain, recomienda escribir con palabras descriptivas y vívidas. Un lenguaje más que literal, metafórico, capaz de generar emociones y sentimientos con precisión para permitir al lector dibujar una imagen de lo que está ocurriendo.

Si, además, las palabras, imágenes y sonidos, crean situaciones similares a las experiencias personales del receptor provocan una conexión muy alta, aunque no es necesario conectar sólo por similitud. Por ejemplo, la historia de Ben, un niño de dos años con cáncer terminal que se siente feliz mientras su padre intenta serlo, aún sabiendo que morirá en dos o tres meses, involucra no sólo a padres con niños en esta situación, ni tan siquiera sólo a padres, sino a toda persona, haya vivido o no una experiencia vital parecida.

¿El Storytelling funciona?

Los datos de un storytelling se decodifican en las áreas de Broca y Wernicke del pensamiento y lenguaje del cerebro, en principio sin más implicaciones. Cuando el storytelling contiene una buena historia con el arco dramático de Freytag, activa el cortex sensorial, el sistema límbico o emocional y la corteza motora cuando las palabras están relacionadas con acciones. Por tanto, cuantas más zonas activa el storytelling en el cerebro, mejor funciona.

De esta manera, el storytelling nos permite vivir, sentir y recordar más y mejor la historia en nuestro cerebro. Y, aunque no se haya vivido una historia similar en primera persona, las neuronas espejo se encargan de hacerlo por nosotros.

Ahora los storytelling, antes los cuentos, la mitología o las historias contadas alrededor de una hoguera, son un medio para enseñar y aprender. La cohesión social y la transmisión de conocimientos a generaciones futuras es una característica humana universal a través de las diferentes culturas. 

¿Qué tiene el storytelling que gusta tanto?

El storytelling no es nuevo. Somos contadores de historias. Contamos nuestra historia personal o las historias de otros a lo largo de los tiempos. Hoy nos reunimos en un bar o en la red social para compartir nuestras alegrías y tristezas. Esto mismo lo llevamos haciendo durante siglos, va implícito a la naturaleza humana.

Vivimos inmersos en un océano de historias que consumimos a todas horas: noticias, novelas, películas, series, relatos, cuadros, esculturas, canciones, danza, videojuegos, etc. Nuestros cerebros parecen programados para dotar de significado a la vida, dar sentido al mundo y estructurarlo.

El cerebro humano necesita de storytelling porque:

1. No soporta el caos y de este modo formatea una realidad dentro de si para dar sentido al complejo y muchas veces contradictorio mundo.

2. Le sirve para aprender y enseñar facilitando la comprensión, memoria y reflexión al conectar con cuantas más áreas del cerebro mejor.

3. Es un medio para comunicar y compartir captando la atención, la atracción y la vinculación de unos con otros.

4. Permite vivir muchas vidas distintas en una sola al emocionarnos, identificarnos y vincularnos con personajes que viven vidas parecidas que resuelven de otro modo, o vidas muy distintas que nos plantean otras realidades. 

¿Storytelling sólo para entretenimiento?

La utilidad del storytelling se aplica a muchos campos por ser una herramienta valiosa de aprendizaje. El psicólogo experimental Steven Pinker señala su importancia para desarrollar un mundo imaginario. Es la imaginación la que nos lleva a realizar algún cambio, si no en primera persona, a través de un personaje ficticio. Aprendemos por interacción con el entorno y en base a lo que les sucede a otros, esos otros pueden ser reales o ficticios.

La cuestión es desarrollar personajes que tengan unos objetivos claros, ya sean personales, profesionales, familiares, es decir, temas de la vida con retos de superación, mejora y evolución. Es la forma de invitar al que ve, oye, lee e incluso participa de la historia a afrontar los retos propios.

Por tanto, el storytelling es un despertador de consciencia muy valioso por promover cambios en la forma de pensar y de actuar. Es un mecanismo transformador que promueve la consciencia individual y colectiva. Abre caminos en múltiples ámbitos; personal, social, económico, educativo, cultural, promoviendo sociedades más empáticas y solidarias que favorecen la inteligencia colectiva.

Los escritores de storytelling tienen una potente herramienta en su mano. ¿Qué objetivos poner en los personajes? ¿Queremos incidir en el entorno? ¿Cómo? ¿Para qué? ¿Hacia dónde se quiere ir?

¿La e-conexión funciona igual que la conexión real?

Paul Zak es contundente al decir que la e-conexión es procesada por el cerebro del mismo modo que la conexión cerebral. Las redes sociales, al igual que otros entornos físicos de la vida reales o ficticios, disparan los mismos circuitos bioquímicos y emocionales que favorecen la participación y la involucración de los demás para la construcción de historias. Así funciona la narrativa transmedia, como plataforma de comunicación facilitadora de roles activos de participación con aportaciones en la historia que se propone.

Las redes sociales reciben muchas críticas por sus componentes adictivos cuando se usan para liberar tensión y aburrimiento. Experimentos sobre twitter, por ejemplo, contradicen esta idea al comprobar que ayudan a reducir el estrés y las afecciones cardiovasculares. Al twittear estamos liberando oxitocina. El buen uso de redes sociales como plataforma de storytelling para promover consciencia es más que saludable.

_______________

Gracias a Jorge Duarte http://crearhistorias.blogspot.com.es/ por impulsarme a escribir este post. Gracias a los storytellers que con sus historias transforman vidas para el bienestar, la consciencia y la felicidad. Desde aquí yo también quiero ser storyteller! ;-)