Consultoría / Coaching / Psicología / Mindfulness

Hola! Soy Marta Pato y quiero compartir contigo mi propósito de expandir la consciencia y facilitar el auténti...


Desde primera hora del día, Luis esculpe su tupé como si fuera el mismísimo Juan Muñoz. Elige los colores de sus corbatas siguiendo las recomendaciones del artículo de la BBC sobre David Zyla. Prepara su tartera con el ingenio de Mikel López Iturriaga en el blog de El Comidista. Sin embargo, no se siente suficientemente vivo.

Camina por el frío polar de la ciudad con paso firme. Se hace uno con el asfalto. Sorprendido, se da cuenta que lleva demasiado tiempo mirando al suelo. Alza su mirada de los adoquines y ve el cielo azul clarito. Romántico o tierno, sus ojos dibujan una sonrisa. Endereza la postura y suspira. Cansado de desarrollar ideas acerca de ser libre y feliz quiere realmente serlo. Un time lapse de nubes anuncia que algo está a punto de moverse a la velocidad de la luz. Mete la mano en el bolsillo del abrigo y saca una tarjeta. Renovar tu Vida. Marta Pato. Psicóloga. Psicoterapeuta. Facilitadora de grupos en desarrollo personal y espiritual. Sin pensarlo dos veces, coge el móvil. Marca los números. Fija una primera sesión.

Llega a la consulta. Ve a una mujer de labios rojos que juega con el color como él hace con las corbatas. Ella tiene el pelo rizado y parece no interesarse demasiado en esculpirlo a base de cincel. Le llama la atención unas letras decorativas pintadas en agua mar y fuego sobre la pared blanca. Dicen: Actúa. Sintoniza inmediatamente. No es casualidad. La psicoterapeuta lleva tiempo centrada en ser feliz. Ya no busca la felicidad sino que es feliz mientras busca. Es el significado de la palabra actúa. Una brújula que marca el rumbo en la dirección de sentirse vivo, libre y feliz. Precisamente lo que Luis quiere experimentar con su vida.

Ella le invita a quitarse los zapatos y tomar asiento. Un vaso de agua le espera para refrescar el sofoco de llegar a tiempo. Dos comentarios sin importancia, uno sobre el clima y otro sobre el tráfico, sirven para acomodarle. De inmediato, casi sin querer, entran al motivo de la consulta. Comparten brevemente un diálogo de preguntas y respuestas. Después, la psicoterapeuta le propone una exploración sobre las palabras compartidas desde la respiración y el enfoque de la sensación sentida en el cuerpo. Luis accede. Poco a poco conecta con sentimientos, recuerdos e imágenes en relación al tema en cuestión. Sin saber muy bien cómo, Luis extrae de su inconsciente episodios de su vida que creía olvidados y, que sin embargo, arrojan un nuevo sentido y significado. Siente un gran alivio. Una inenarrable sensación de paz y tranquilidad inunda el espacio. La exploración avanza por una línea temporal: pasado, presente y futuro. Luis se visualiza en distintos aspectos de su vida desde una nueva perspectiva. Al finalizar la exploración comparten la vivencia. Para cerrar la sesión, en base a lo experimentado, acuerdan unas pautas de observación en distintos momentos de su cotidianidad hasta el siguiente encuentro.

Al salir de la consulta, Luis percibe un ángulo de visión más amplio sobre el entorno que le rodea. Más que detenerse en el hecho mismo de sus actos y decisiones, se da cuenta del sentido que tiene hacer lo que hace. El para qué, el cómo lo siente, desde dónde, con qué le conecta. Profundiza.

A la mañana siguiente, se levanta. Actúa. Pone un pie en la calle. Siente una alegría independiente de las propuestas creativas del afuera en las que hasta ahora busca inspiración compulsiva. Se trata de algo nuevo. Emana desde el interior. Camina por las calles con la mirada en horizontal. Un cruce de ojos, una sonrisa, aquí y allá, con unos y con otros. Se siente bien, muy bien. Eso es. Se siente vivo, libre y feliz.

Más atención y menos TDAH

Desde pequeña su lugar preferido de la casa era la cocina. De manera natural permanecía quieta con los cambios de pañal en la mesa de formica. En la adolescencia, los electrodomésticos la ayudaban más que el café a preparar los examenes. Cuando bebía uno, pasada la una de la madrugada, el sueño la vencía una hora más tarde aunque añadiera Coca-cola. 

Le gustaba el vibrante sonido del frigorífico, no por su parecido al de los mosquitos, sino porque ese familiar zumbido se daba al principio del verano, justo cuando comenzaban las vacaciones. La lavadora era su favorito. El traqueteo la concentraba. Simulaba un avión calentando motores. Lo mejor era cuando llegaba al programa de centrifugado. Entonces el avión despegaba. Tal vez esa fuera su primera práctica de meditación. Sentada. Quieta. Pies firmes en la horizontal de la Tierra. Espalda recta, muy recta, en vertical ascendente apuntando al Universo Infinito. Como en esa foto, que evidencia sin lugar a dudas que ya apuntaba maneras para la postura de loto. En la cocina, de finales de los 60, fue consciente por primera vez de la frecuencia de ondas alfa y delta en su cerebro mientras miraba con suma atención el hipnótico movimiento del tambor de la lavadora. Más tarde llegarían el Vipassana y el ZaZen. Fue de las primeras raritas en estas prácticas mientras a la mayoría de la gente les sonaba a chino.

Era una mañana de lluvia invernal. Las gotas tenían más vida que las que corren por las ventanillas de los aviones. Hacían música de claqué sobre el dintel metálico del tejado. Recordó la última vez que voló. Pasara lo que pasara siempre sobre las alas. Había hecho el checking on line a coste cero después de negar varias pantallas para previsores que no quieren correr riesgos. Como suele pasar en estos casos, es más probable que toque en la cola del avión que cerca de primera clase. Sin embargo, antes de embarcar, la azafata amablemente le dijo que habían cambiado su billete. Del asiento 34 pasaba al 17. Simplemente pensaron que sería mejor para ella. Eso dijo. Todavía se sorprendía y le hacían gracia los giros del destino que ponían las cosas así de fáciles. Siempre volaba sobre las alas. Sí. Siempre. No era por casualidad. En estados alterados de consciencia el águila era uno de sus referentes. Para las situaciones más corrientes de la vida lo era el ave fénix.

La consulta tenía un saloncito con cocina abierta. El frigorífico y la lavadora del siglo XXI venían panelados. Su presencia era imperceptible a simple vista y, como os podéis imaginar, nunca ponía la lavadora para atender a las personas en consulta, así que tampoco hacían ningún ruido. Sin embargo, puede que Natalia, citada en la mañana para consulta, fuese la primera en apreciarlo. Este tipo de cosas se le ocurrían minutos antes de atender y encajaban de maravilla. Son lo que ella llama inspiraciones creativas. Más sencillas y menos abstractas que los Koan, que también utiliza junto con cuentos y metáforas. Así funcionan las cosas en su mundo. Un cambio de billete de avión le ponía sobre las alas y en una primera consulta podría llegar a facilitar una experiencia de práctica meditativa ante una lavadora. ¿Quién dijo que las situaciones especiales se viven una vez al año, por Navidad, en el camino de Santiago o en un monasterio japonés como el que sale en la película Sabiduría garantizada? No hay por qué esperar. La energía está presente en todas partes. A 10.000 metros del suelo y en una consulta con cocina en el centro de una gran ciudad.

Mientras tanto, Natalia había salido del metro y estaba a un minuto de la consulta. Había buscado la calle en el GPS sin la palabra de, siguiendo indicaciones. Sin embargo, reparó que la antigua placa distintiva de la calle, colgada en la esquina, incluía la preposición. Aún concentrada en este detalle estético, venía pensando en la conversación telefónica que había mantenido con quien sería su psicoterapeuta.

- Tengo un hijo de 10 años diagnosticado de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) ¿Puedes atenderle? - Le dijo por teléfono desesperada.
- Verás, miraremos en ti la forma que en que puedes ayudarle. El mejor trabajo que se puede hacer por los niños es librarles de etiquetas y que los padres se pongan manos a la obra con sus temas ¿A quién le pasaba algo parecido a ti o a su padre?
- Bueno, en realidad, a mí. Es verdad, de pequeña me distraía casi cualquier cosa.

Todo encajaba perfectamente como una pieza dentro de un gran puzzle. La lavadora estaba preparada. La atención y la concentración eran el primer caso de la mañana.