Consultoría / Coaching / Psicología / Mindfulness

Hola! Soy Marta Pato y quiero compartir contigo mi propósito de expandir la consciencia y facilitar el autén...

Entrena una vida feliz


Somos una creación holográfica en una realidad inexistente
El cerebro está regido por ondas de distinta frecuencia. Entre 1) alfa y theta y 2) theta y delta, surgen estados de relajación donde la creatividad despliega las cualidades más auténticas. En estos espacios los hemisferios cerebrales funcionan en sincronía, uniendo el pensamiento concreto, del hemisferio izquierdo, con el pensamiento abstracto, del hemisferio derecho. Cuando accedemos a estos niveles de consciencia aparecen soluciones a problemas y conflictos que de otro modo no llegan.

El cerebro es un sofisticado computador holográfico que crea realidades en función de lo que imagina. Tenemos la capacidad natural de reinterpretar lo que llamamos realidad y ser felices.

¿Eres feliz?
Llevo días haciendo esta pregunta. Me he encontrado con caras de póquer, sonrisas nerviosas y voces que balbucean imprecisión. Pocos han respondido de forma convincente un SI con mayúsculas.

Tal vez no nos sentimos felices porque nos asusta más serlo que seguir buscando permanentemente la idea de felicidad. Somos expertos en apegos, inercias y hábitos conocidos. Nos cuesta mucho desprendernos, superarnos y enfrentarnos a quienes somos.

Una clara intención
Viene a consulta una persona que ha identificado y comenzado a disolver patrones que repite para no ser feliz. Ha liberado memorias heredadas y aprendidas de forma consciente e inconsciente. Ha disuelto límites. Ha incorporado nuevas posibilidades que le aportan una vida más plena y feliz.

Algunos expertos dicen que para crear nuevos hábitos se necesitan 21 días, otros hablan de más de 400. No vamos a desanimarnos. El factor tiempo deja de ser importante cuando trazamos una ruta en la dirección a ser felices. Lo relevante es el camino a recorrer cada momento.

Esta persona tiene una clara intención: ser feliz. Ha profundizado en estados alfa, theta y delta. Se conoce más y mejor. Sabe cuáles son sus valores y cualidades más profundos. Los pone de manifiesto en sus sencillos actos cotidianos. Tiene presente la intención de ser feliz al levantarse, en sus actividades diarias, al irse a dormir y en la programación del sueño.

Pasos para ser feliz

1.- Inspírate
Baja del cuerpo mental al físico y emocional. Para trascender a la mente hay que salir de la mente. Al menos, ir más allá de las ondas beta. Practica alguna actividad que te guste. Canta. Baila. Pasea. Relájate. Descansa. Duerme. Practica meditación. Accede a ondas cerebrales alfa y theta con la ayuda de un especialista que te acompañe.

2.- Enfócate hacia una motivación real
Suelta pensamientos del tipo ¿Lo haré bien? ¿Seré bueno en ésto? ¿Gustaré?. No se trata de considerar que te mueves por algo que obtener sino por algo con lo que conectas mientras haces lo que haces, sin importarte el resultado.

3.- Sé un jugador de élite cada día
Crea una intención como si fueras un atleta en su deporte estrella. Entrena y practica cada día. Disuelve los obstáculos y sigue adelante en tu intención.

4.- ¿Piensas que es imposible?
Es sólo un pensamiento. Los miedos y los límites son ilusorios, tan solo identifícalos y libéralos. Si lo quieres realmente, hazlo! Sigue adelante.

5.- ¿Preparado para ser quien eres?
No eres lo que haces, ni lo que tienes. Eres alguien mucho mejor que lo que jamás has imaginado. Eres una pieza de un gran puzzle. Libérate de la idea que tienes de ti, de lo que otros dicen y de aquello que podrías llegar a ser en función de si sucede, o no, tal y tal cosa.

6.- Conecta con el campo intención
Todo en el Universo es fruto de una intención; las montañas, los oceános y los seres vivos. Mira en la tele uno de esos documentales de animales y date cuenta de ello. Esa intención materializa la vida en el mundo tangible. El campo intención hace latir tu corazón.

7.- Rodéate de las condiciones que quieres crear
Si piensas en lo que te falta, te faltará. Si piensas en lo que fuiste, seguirás allí y así. Vence el lenguaje negativo y vive en sintonía con las posibilidades que quieres crear. No esperes que tenga que suceder algo dentro de uno, dos, cinco años. Piensa, actúa y vive desde el final. Ese final de haber llegado al máximo y lo mejor de ti mismo.

8.- Expresa el genio que hay en ti
En el Universo hay una fuerza inconmensurable e indescriptible. Lo que eres no está separado del Universo sino que forma parte de él. Es la vida misma que brota y nos impulsa a vivir más allá de tener que entenderlo y explicarlo. Atesora esta maravilla de la que formas parte.

Da las gracias y vívelo sobre todo con todas aquellas personas con las que tienes un vínculo más directo: parejas, padres, hijos, parientes, amigos, compañeros. Mantente en un estado de asombro y construye con los demás.

Mientras te entrenas en este camino pregúntate más a menudo: ¿soy feliz?