Consultoría / Coaching / Psicología / Mindfulness

Hola! Soy Marta Pato y quiero compartir contigo mi propósito de expandir la consciencia y facilitar el autént...

Nubes de Otoño




Estación: Otoño.

Veo el tiempo pasar.
Pienso en lo que fue, es y será.
Siento el viaje del adentro al afuera.
Respiro. El espacio se hace grande.
Libero las memorias del ayer y del mañana.
Abro posibilidades ahora.

El viento del Otoño se lo lleva todo.
Todo cambia. Nada se pierde. Todo se transforma.

RELACIONES. TIP5: La pareja renovada.


Amar no es sostener las trabas del otro sino todo lo contrario. Según Khalil Gibram amar es un mar vivo de agua que llena las copas de la propia vida. Amar es llenar la copa de cada uno y seguir bebiendo de la propia. Amar es dar y recibir con el corazón abierto, sin entregarlo en custodia porque quien guarda este tesoro tan preciado es la Vida misma. Vivir juntos es para crecer y expandir las ramas que no hacen sombra.

Juan guardaba un pacto implícito e inconsciente con Adela. Juan se hacía cargo de los límites de Adela en lo profesional y Adela se hacía cargo de las dificultades de Juan en lo relacional. Este estilo afectivo del pasado estaba poniendo a prueba a la pareja en el presente. Decidieron soltar las sombras que estaban sosteniendo de más cada uno y ponerlas en manos de un proceso psicoterapéutico. Juan y Adela aprendieron a relacionarse desde un ángulo renovado. Comenzaron a compartirse desde la resolución de sus propios límites. La relación renació completamente y una nueva fuerza estableció un vínculo de expansión y posibilidades en mutua interacción. Aprendieron a completarse individualmente aportando esta satisfacción al espacio común de la pareja.

RELACIONES. TIP4: La amistad renovada.

La amistad es para compartir el tiempo no para matarlo. Conectar desde la paz, no conspirar en la guerra. Es un momento para estar y ser más uno mismo. Para compartir unas veces la risa, otras la alegría silenciosa; unas las lágrimas lloradas, otras las emociones más calladas. En definitiva, la amistad es para compartir las profundidades más recónditas del espíritu. Un campo para sembrar el amor y cosechar el agradecimiento.

Roberto tenía dificultades para conectarse con su corazón. Siendo a penas un adolescente lo abrió de par en par y sufrió una gran decepción con un amigo. La frustración dolía. Dolía tanto que cerró la puerta. Su prisión comenzó entonces renunciando a expresar su verdad interior para evitar el sufrimiento aunque con ello no dejaba de sentirlo. En psicoterapia comprendió esa forma de relacionarse del ayer que seguía viva en el presente. Poco a poco volvió a atreverse a expresar lo que quería y sentía. Se liberó. Así renovó su vida afectiva con los amigos. Volvió a conectarse con su corazón.

RELACIONES. TIP3: El trabajo renovado.

Cuando trabajamos somos un instrumento a través del cual las horas se transforman en una melódica música que nos regenera y se expande al mundo. Trabajar con amor es poner en todo lo que se hace un soplo de la propia alma. Muchas veces no importa tanto qué se hace sino cómo y desde dónde.

Hacía tiempo que Sergio se sentía desmotivado en su trabajo. Se planteaba un cambio de aires aunque la situación no estaba como para tirar cohetes. Había aprendido a conseguir las cosas a base de esfuerzo. La letra con sangre entra era el lema con el que había crecido. Su sueño era un trabajo de 4 horas diarias 3 días a la semana. Desde que comenzó la psicoterapia algo estaba cambiando. Algo que no sabía explicar del todo puesto que era bastante intangible. Esas pequeñas cosas del día a día. Entre ellas, levantarse contento cada mañana sin saber muy bien el porqué. Se sorprendía dando los buenos días a la recepcionista del edificio de su oficina reparando en que hasta entonces jamás lo había hecho. Se relacionaba con sus compañeros de trabajo desde una naturalidad desconocida. Ante su sorpresa, estaba fluyendo sin esfuerzo en lo cotidiano. Empezó a darse cuenta que el problema no estaba en el trabajo que tenía. De hecho le gustaba. El gran descubrimiento de Sergio fue comenzar a valorar su vida de otra manera. Su trabajo seguía igual. Nada había cambiado y, sin embargo, todo era distinto, porque quien cambió fue él mismo.

RELACIONES. TIP2: El sexo renovado.

Eros es la interacción dinámica entre dos amantes. El sexo es naturalmente sagrado. Es una expresión de la fuerza sutil de la vida que alienta en el cuerpo y en la totalidad del Universo. Cuando hacemos el amor, nuestras energías se entremezclan de un modo mucho más sutil que cualquier intercambio ordinario. Sólo los seres humanos hacen el amor con las partes más blandas del cuerpo en exposición: vientre y corazón en contacto mutuo.

Sara había heredado la moderna mentalidad de sus antecesoras en la que el sexo estaba reducido a una función meramente corporal. Vivía el sexo como la expresión de un instinto animal subordinado a un falso ego masculinizado. En los últimos tiempos algo dentro de ella misma, de un modo inexplicable, la hacía sentir incómoda. Era como si estuviera haciendo un sacrilegio en cada acto. En las sesiones individuales comenzó a integrar las partes femeninas negadas y las partes masculinas sobrevaloradas. Su trabajo psicológico fue calando también a un nivel físico, corporal y energético. Venció y transmutó tantas herencias y creencias que disolvió a sus saboteadores. Se encontró con una feminidad tan poderosa y libre que renovó sus encuentros sexuales. Ahora se vivía más auténtica y completa con sus amantes. Descubrió que poner de manifiesto su esencia en cada encuentro no la exponía a asumir compromisos más allá de sus deseos. 

RELACIONES. TIP1: La familia renovada.


Conviene traspasar ciertas ideas para renovar el concepto de familia: los hijos se traen al mundo cuando toca por inercia social, los hijos son salvavidas de relaciones que hacen aguas, los hijos son la oportunidad de ver cumplidos nuestros sueños rotos, los hijos son los que aprenden y los padres los que enseñan.

Renovar la familia requiere de una nueva mirada. Para ser madre y padre hay que aprender a ser arquero y, así, poder lanzar los hijos al mundo y a la vida. Padres que acompañan a sus hijos en el desarrollo de los propios talentos y cualidades. Hijos que se hacen adultos sin retenerse en etapas de infancia y adolescencia. Padres e hijos que aprenden mutuamente con los acontecimientos de la convivencia cotidiana. 

Elvira quería resolver los conflictos en la relación con su hija. Al principio sugirió que fuera la adolescente quien viniera a sesiones individuales, más adelante, se comprometió en venir ella. Empezó a darse cuenta de que todo aquello que estaba juzgando en su hija tenía que ver consigo misma y con las partes que se había negado a mirar hasta entonces. Atravesó la negación y comenzó a sanar heridas pendientes. Poco a poco la relación con su hija empezó a transformarse. Ya no requería de ella que se comportara de un modo determinado sino que aplicó ese cambio en su propio comportamiento. La relación mejoró tanto que afectó de forma colateral a todos los miembros de la familia. Hoy en día, el hogar de Elvira ha pasado de la reacción a la armonía entre sus miembros.

Relaciones Renovadas


El océano se convierte en gota. La gota se disuelve en el océano. Conócete. Acéptate. Supérate.Como el agua: Fluye.
El vínculo de las relaciones entre las personas; vivas o muertas, presentes o ausentes, es una conexión que potencia nuestra capacidad de transformarnos. Cultiva capacidades más profundas y libera las heridas del pasado para vivir más libres en el presente.

Lo que haces, dices y piensas no sólo te influye directamente a ti, sino que también estás influyendo a otros por resonancia. Todos y cada uno somos responsables de nuestras acciones, palabras, pensamientos y del efecto que tenemos en nosotros y en los demás. Estamos unidos por lazos invisibles que se refuerzan cuanto mayor es el vínculo.

La Ciencia aún no puede explicar con datos objetivos los mecanismos sutiles que entretejen el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu de los seres humanos en relación. ¿Dónde reside nuestra mente? Seguramente más allá de nuestro cerebro. La mente se extiende hacia los demás y el mundo que nos rodea. Renovar nuestras relaciones es una nueva forma de pensar, sentir y actuar.

Estamos siendo afectados por, y, afectando a, las personas de nuestro entorno. En ocasiones basta con pensarlas. Cuanto mayor es el vínculo, mayor es esta afectación. El Universo no está funcionando de acuerdo a leyes inmutables sino más bien a modelos de hábitos creados por la repetición de ciertos sucesos en el tiempo.

Cuanto mayor sea la forma en que vivimos de manera renovada nuestras relaciones, tanta más memoria de renovación habrá día a día en las relaciones. Crear un mundo mejor para todos comienza por el propio. Renovar tu relaciones es por tu bien y para el bien de todos.

LA PAREJA: De la aceptación a la felicidad

La vida nace con una inyección de energía y nosotros con ella.
Al tomar nuestras decisiones somos los guionistas de nuestra historia.
La pareja es un gran capítulo del guión.

En el útero somos uno a merced de otro ser vivo que nos alienta o desalienta a seguir creciendo. Las impresiones perinatales y las emociones familiares no resueltas condicionan antes del nacimiento. Más adelante, añadimos las propias circunstancias, el efecto de nuestros actos y de nuestros pensamientos. Construimos el guión de nuestras vidas a medida que vamos tomando decisiones, como la pareja.

¿Desde dónde decidimos la pareja que queremos tener?

¿Desde los condicionantes o la libertad?

¿Somos libres y felices con independencia del aliento o desaliento del otro?

La pareja es una placenta extrauterina donde poner de manifiesto la resolución de herencias emocionales. El crecimiento compartido facilita el camino de completarnos individualmente y de acercarnos a la anhelada libertad donde la pareja se vive como una relación de iguales.

No aceptar a los padres, es no aceptar a la pareja

Raquel nunca había recibido suficiente de su madre. Desde muy pequeña sintió carencias en lo afectivo. Estas quejas eran extensivas a sus parejas. A lo largo de su vida, ya cerca de los 50, tenía la impresión de que sus amores no la habían dado lo suficiente. Al menos no lo que ella necesitaba. Esa sensación de desamparo la perseguía relación tras relación. Al principio sus parejas eran héroes rescatadores, más tarde se convertían en verdugos. Raquel no era capaz de ver a sus parejas por lo que eran, sino por lo que no podían darle. Tal y como veía a su madre, veía a sus parejas.

En constelaciones familiares a menudo se observa cómo los hijos desatinan en el amor de pareja por resentimientos o lealtades con los progenitores. Incluso, por querer resolver los desaciertos de la relación entre los padres. Cuántos hijos vienen al mundo como último recurso para la salvación de una pareja que ya está rota. En muchos casos los hijos han de liberarse, normalmente de adultos y a través de un proceso psicoterapéutico, de esta responsabilidad.

Marcos se sentía bien haciendo feliz a su madre mientras su padre estaba ausente. Tanto es así que se sentía responsable de su felicidad. Para alimentar este patrón de salvador escogía en sus relaciones mujeres infelices para ser capaz de salvarlas. Tal y como había aprendido la pauta con su madre, la repetía con sus parejas.

Reestablecer el orden en el amor permite recolocar a cada uno en su lugar desde la sanación y transformación internas. Este orden en el amor es un lenguaje que tiene que ver más con nuestra parte inconsciente que consciente. Es una reajuste sistémico desde el alma. Cada pequeña pieza encaja en el puzzle de la vida y desde ahí, las relaciones funcionan natural y perfectamente.

Atender aquello que molesta

Normalmente no atendemos lo que molesta; lo escondemos, lo evitamos o escapamos de ello. Parar para descifrar los comportamientos inconscientes que están presentes en la actualidad, impidiendo la libertad, es el sentido de la psicoterapia. El autodescubrimiento sirve para abrir espacios que despejan interferencias y permiten aflorar con más claridad las cualidades que nos conectan con la paz y el bienestar auténticos.

Tomando tiempo para sí mismo, Marcos aprendió a sentir sus sensaciones físicas y emocionales. Empezó a conocerse mejor, a despejar rutas de patrones inconscientes y automatismos. Comenzó a querer más a su madre desde la distancia. Aprendió a amarla sin tener que darla nada a cambio por ello. Se dio también el permiso para amar desde ahí a su padre. De este modo recuperó una fuente de fortaleza y atributos masculinos desconocidos hasta el momento.

Raquel abrió espacio a su niña pequeña herida y carente. Se dio cuenta que hasta ahora la salvación la buscaba en las figuras masculinas, que como su padre, la salvaban supuestamente de una madre ausente emocionalmente. Comprendió que la salvación no estaba ni en papá ni en mamá. Había que llegar a volver a gestarse a sí misma y renacer libre de narcisismos primarios y secundarios que la impedían ser mujer al lado de un hombre cuando estaba en pareja.

Abrirnos a la felicidad en pareja

Los conflictos que no queremos mirar con medias naranjas perpetúan las carencias y las incapacidades. No resuelven ni liberan. La pareja es un ave de alta velocidad para exponernos a nuestras luces y sombras a la máxima potencia. El reflejo en el espejo del otro disuelve bloqueos y revela cualidades. Es una oportunidad para ser uno en libertad y seguir siendo más y más uno mismo.

Es una gran liberación presentarnos ante los padres como seres adultos y maduros que están en paz emocionalmente. Siendo libres de repetir en las parejas las pautas del padre, de la madre o de sus antiyoes. Libres para abrinos a la pareja donde todo fluye fácil y la felicidad de ser y estar brota a cada instante. Resolver definitivamente las heridas emocionales con la madre y el padre, estén vivos o muertos, abre la puerta a la felicidad en pareja.