LA PAREJA. TIP7: Dependencia emocional y autoestima.

Salir de la dependencia es difícil y posible. 
El reto: ser naranjas enteras.

Ser dependiente emocional es equiparable a ser adicto al alcohol y a las drogas. Implica vivir con un enganche. La dificultad de soltar es tan grande que es preferible permanecer, donde no se está bien, que soltar. Cuanto mayor es el miedo a la soledad, más dependientes somos y viceversa.

La dependencia es una evasión a afrontar la propia vida que protege de la soledad e impide la realización y la paz. El miedo a perder al otro se vive con un estrés latente que amenaza con ansiedad y sufrimiento. Cuando este obstáculo se prolonga en una relación mina la autoestima. Es un sabotaje a la felicidad.

Los dependientes atraen a otros dependientes estableciendo relaciones de codependencia en donde las partes:

-Renuncian a crecer en la dirección de lo que son para convertirse en lo que el otro espera.
-Tienen gran dificultad para resolver conflictos a medida que la pareja avanza. Las respuestas ante los problemas hacen más daño porque son reactivas, impulsivas y compulsivas.
-Responden a perfiles de personalidad evasivos y ansiosos.

La dependencia pasa por alto:

-Que el otro no nos ame en realidad.
-La posibilidad de felicidad por enganche.
-La dignidad y el respeto a ser nosotros mismos.

¿Cómo salir de la dependencia? 5 pasos

1.- Darnos cuenta de que estamos en ella. Ser conscientes.
2.- Tomar la responsabilidad para hacer cambios.
3.- Desengancharnos como si de una droga se tratara.
4.- Iniciar una psicoterapia de desarrollo personal e independencia emocional.
5.- Abrir un camino de liberación y renovación de vida. Reconstruir y reinventar una nueva identidad.

Reforzar la autoestima es básico para empezar

La autoestima consiste en sentir que tenemos el potencial necesario para resolver cualquier situación inesperada de la vida. La confianza en uno mismo da seguridad. La seguridad y confianza determinan la autoestima. A partir de aquí se fluye en la vida.  

La autoestima se forma en la infancia a partir del refuerzo positivo y del reconocimiento, tanto verbal como no verbal, sobre todo de los padres. En el proceso de salida de la dependencia nos damos cuenta de nuestra biografía personal y de cómo la hemos vivido. Vamos revisando y comprendiendo para liberarnos de patrones dependientes que siguen activos en el presente.

Reforzando la autoestima los problemas de la vida, y no solo los relativos a la pareja, mejoran.

Sígueme en Redes Sociales

Sígueme en Youtube Instagram Sígueme en Linkedin Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter