Consultoría / Coaching / Psicología / Mindfulness

Hola! Soy Marta Pato y quiero compartir contigo mi propósito de expandir la consciencia y facilitar el auténti...

Llevo viendo la trayectoria de Marta desde hace muchos años, y puedo asegurar que es una trabajadora incansable, muy lúcida y con un alto grado de sensibilidad y proyección. Tiene una simpatía natural que la hace excelente comunicadora y gestora de grupos". Raquel Torrent

Marta está entregada al amor de su profesión. Descubrió por si misma el lugar donde quería estar y eso lo pone al servicio, con serenidad y paz". Inés Mazarrasa

 
Entusiasmo y buen hacer profesional orientado a ayudarte a encontrar tu bienestar. Marta es una psicóloga en la que puedes confiar por su amplia experiencia en el tratamiento psicológico y en el área del crecimiento personal pero, también, porque es una persona preciosa". Santiago Segovia

Marta Parto es una persona y una profesional excepcional. A su amplia formación y dilatada experiencia profesionales se une su especial perfil personal para configurar un todo que la hace singular. Marta tiene mucho que aportar e innovar en el ámbito del asesoramiento psicológico individual y grupal (terapia individual y grupal, intervenciones en el ámbito organizacional/empresarial, etc.). También resulta ser una gran divulgadora del conocimiento psicológico en distintos ámbitos de la profesión y a través de distintos medios presenciales y online. Gracias Marta, por todo tu quehacer y tu espíritu emprendedor". Miguel Ángel Santed
 
"Marta tiene una excelente capacidad de comunicación. Es una persona emprendedora y creativa que sabe fijarse en el lado positivo de la vida y eso lo transmite en sus artículos, siempre amenos y accesibles para todos los públicos. Con sus palabras sabe llegar al corazón y abrirte a nuevas posibilidades vitales.
El tipo de profesional que deseas tener en tu equipo de trabajo. Para Tobeefree es todo un placer tenerla entre nuestros Colaboradores". Raquel Lavado

"Gracias. La palabra que más me ha costado sacar de todo mi proceso ha sido mostrar mi gratitud hacia la persona que me ha acompañado durante todo este tiempo. Lo mejor que me ha ocurrido ha sido saber incorporar su voz y sus consejos durante mi vida hoy. Aprender a aceptarme y quererme tal cual soy, con mis luces y mis sombras, como se trata en el teatro que finalmente, entiendo que es la vida, respetando mi autenticidad. Sabiendo ver esos “dónde me pillo” cuando finalmente construyes tus propios yoes y los materializas, visualizándolos. Por eso entiendo que lo que viví en las sesiones ahora es parte de mí y de la forma que hoy día tengo de afrontar las diferentes situaciones en las que me encuentro, en el trabajo, con la familia, con l@s amig@s. Un nuevo giro a mi forma de comprender-me que de alguna manera, concluyes deviene infinita y sin embargo, eso ya no asusta sino que reconforta. Una forma que es posible gracias a la atención consciente desde el aquí y ahora. Por todo ello, una vez más, gracias". Laura

"Cuando conocí a Marta, yo había tomado la determinación de asumir la responsabilidad sobre lo que estaba viviendo en aquel momento para poder cambiar y trascender el dolor emocional que sentía. Y así fue como ella apareció a través de uno de los artículos que escribe habitualmente en la revista Verdemente. La llamé y desde el primer momento sentí una gran conexión con ella, y sentí también que era la persona que podía acompañarme en ese camino que yo había decidido emprender.
Durante este tiempo, dos años, he recorrido un camino que me llevó desde la punta del iceberg que representaba ese dolor emocional que estaba viviendo, hasta las profundidades de todas esas capas con las que había ido creciendo desde pequeña y que me impedían disfrutar plenamente de la Vida. En ese camino de descenso hasta las tinieblas y de resurgir hacia mi propia Luz, para desde ahí salir de nuevo a la Vida.
En ese camino me he sentido acompañada por Marta desde su autenticidad, su humildad y respeto: autenticidad, porque ella misma ha transitado y transita también su propio camino con consciencia; humildad, porque ha caminado a mi lado y no por encima de mi por ser la "profesional terapeuta"; y respeto, porque aunque caminaba a mi lado siempre a una distancia suficiente para que pudiera sentir su corazón amoroso, pero también mi propia libertad.
Así es que gracias, gracias, gracias querida Marta por haberme ayudado no sólo a encontrar, a ver el origen del dolor que yo sentía para así poder trascenderlo; sino también a verlo como una oportunidad para "Renovar mi Vida" y vivir de otra manera mucho más liviana, más desapegada, más auténtica y más coherente entre lo que siento y lo que expreso. Gracias además por haberlo hecho desde el amor, la generosidad y la alegría. Gran abrazo querida". Isabel

Yo me encontraba mal, no estaba a gusto en mi piel, y apareció Marta. Dicen que las cosas vienen cuando las necesitamos y así ocurrió. Con ella y gracias a sus sesiones y ejercicios, tocó mi corazón y logré llorar, y no de tristeza , eran lloros que no lloré, eran cosas que no dije en el pasado y ese llorar me limpiaba el alma y a un nivel físico también, las contracturas de mi espalda desaparecían con mis lágrimas. Ella me conducía y me contenía a la vez en este delicado proceso en el que sin su compañía me hubiera perdido. La estaré eternamente agradecida”. Berta

"Conocí por casualidad la página de Marta "Renovar tu vida" en facebook, y enseguida me llamó la atención como de una forma llana, directa, sensible y sabia, expresaba cosas tan verdaderas que nos estaban afectando a todos.
Enseguida contacté con ella. Cuando empezamos a trabajar me di cuenta de que era justo lo que necesitabaen ese momento. Se trataba de una terapia personal en donde, de forma sutil y a través de la respiración y otras técnicas de meditación guiada, te ponía en contacto, de manera rápida, con tu yo interno, facilitando que salieran a la luz tus emociones para analizarlas a través de la comprensión y el no juicio.
A diferencia de otras terapias, no buscaba alargarse indefinidamente en el tiempo, sino ayudarte a conocer tus propias armas para superar las dificultades. En definitiva, descubrirte a ti mismo. La enorme calidad humana de Marta, su pasión por el trabajo que desarrolla, su constante investigación sobre diferentes técnicas, y su gran vocación de ayuda hicieron que enseguida me sintiera segura y confiada en su guía, y puedo decir que desde entonces he descubierto bastantes cosas de mi misma que me han ayudado a valorarme más y a encontrar mi propia fuerza". Lola

 "Meditar con Marta es abrirse a nuevas posibilidades que van más allá de los caminos tradicionales de la meditación. Una constante invitación a contemplar tu vida con nuevos ojos. Su guía te ayuda a estar en contacto con la parte más real y auténtica de tu existencia. Mi experiencia personal ha sido extraordinaria y no puede transmitirse con palabras". José Ramón

"Me gustaría compartir mi experiencia en Renovar Tu Vida. Aprendí muchas cosas, y sigo aprendiendo día a día, pero seré breve y contaré quizá, lo más importante. Llevo toda mi vida esperando el reconocimiento, valoración y respeto de mi familia. Siempre me hacían sentir pequeña. Ahora que empiezo a tenerlo, me doy cuenta que en realidad nunca lo necesité. En realidad es mi reconocimiento, mi valoración y mi propio respeto el que esperaba. Aprendí a conocerme, y cuando conseguí escucharme, de repente todos empezaban a tenerme en cuenta. Ahora, puedo decir que por fin empiezo a ser YO". Conchi

"Mi relación con Marta comienza hace unos cuantos años cuando decidí indagar más en mi desarrollo personal, su impecabilidad en el hacer, su voz y su mirada, cálida y amorosa favorecen la apertura del corazón, la comprensión y la compasión... Pude perdonarme y perdonar, aflojar exigencias y resistencias, aprendí el camino de la aceptación, abracé a mi niña interior, entré en el espacio interior con la meditación. Aprendí...una nueva manera de mirar y fue posible mi metamorfosis, integre y transforme.
Al día de hoy estoy más atenta, me permito ser, me doy mi espacio y le doy espacio al otro sin empujar, sin exigir, con tolerancia y escucha.
He crecido desde el amor en todas y cada una de las áreas en las que se expresa mi ser. Marta está y pertenece al camino de evolución de mi alma. Gracias Marta por Ser y estar. Om Shanti Shanti Om". Carmen

"Soy una mujer de 49 años, que he trabajado desde muy joven en la tienda que tenían mis padres primero y luego me he buscado la vida en otro trabajo que me dio bastante independencia económica.
A partir de los 23 años yo era completamente independiente, eso creía yo, pero fui concediendo a mi familia mi tiempo porque me necesitaban, y sin darme cuenta me fui esclavizando hasta el punto de que cuando se jubilaron, mi madre quería estar en mi vida como si fuera mi pareja. Tenía que saber cuándo entraba, cuando salía, con quién, por qué, a dónde…… Me compré mi casa al otro lado de la calle de mis padres porque me parecía una ventaja pero se convirtió en cárcel. La dependencia que mi madre tenía de mí se me hacía insufrible y aunque me enfadaba no sabía cómo romper eso sin irme a vivir lo más lejos posible.
También se me cruzó en la vida un hombre, que aunque sabía que no era una relación con futuro decidí vivirla. No me siento orgullosa pero tengo que decirlo, estaba casado. Yo supe desde el principio que no iba a salir de su casa nunca, y jamás espere que lo hiciera ni tampoco se lo pedí. Incluso antes de la ruptura definitiva cuando me dijo que se iba a separar, me asusté.
Decidí simplemente vivir eso porque yo no le quitaba ni tiempo ni dinero a su casa. Vivían a más de 400 km de mí y nosotros nos veíamos cuando él venía a mi ciudad por trabajo y al principio era muy a menudo. Pensé y sigo pensando que los primeros nueve meses fueron lo mejor que viví nunca, pero de repente, cambió, pero para mí ya era tarde, me había enamorado, o mejor dicho me había esclavizado a algo sin futuro y además cada día menos agradable. Un enganche destructivo para mí que duro la friolera de 12 años.
No sé las veces que me propuse romper esta relación, el yugo de mis padres y otro tema, mi trabajo. Soy autónoma pero la empresa que me da el trabajo me tiene cogida por los mismísimos. Toda mi vida familiar, laboral y sentimental, me suponía obligación por un lado y una necesidad de cortar lazos que llegó a hacerse insufrible. Como lo exterior no cambiaba yo me veía sometida a no poder hacer nada, a aguantar y a vivir con ello. Lo que sí podía cortar era esa relación destructiva con ese hombre, pero no era capaz de llevarlo a cabo….si la cortaba yo….me iba a sentir mal conmigo misma porque quería que estuviera en mi vida. UNA LOCURA.
Tristeza continua, impotencia, salidas de tono, culpabilidad por ello, aislamiento,……Una vez, que no podía dejar de llorar a todas horas, me convencieron para pedir ayuda profesional y como en mi sociedad médica no había psicólogos, fui al psiquiatra y me dijo que yo era demasiado sensible y la vida muy dura, que madurara, y salí más hecha polvo. Tiempo después y ya sin poder llorar fui a otro que me hizo preguntas varias, solo preguntas concretas y me recetó VANDRAL 150 un antidepresivo bastante fuerte por lo que he sabido después. En una ocasión olvidé una toma, creí que me moría, una sensación de vértigo tan mala que decidí que tenía que quitarme ese medicamento y fui engañando al psiquiatra diciendo que me encontraba muy bien hasta que me lo quitó. Pero nada cambiaba.
Hasta que unas amigas me hablaron de Marta. Desde la primera sesión me sentí muy bien, salí con una gran paz de alma, espíritu o lo que sea. Fui aprendiendo a tirar lastre, a no culparme, a perdonarme, a aceptar lo exterior en su momento pero sacarlo de mi cabeza una vez pasado y no dejar que se quede en mi mente y le dé vueltas y más vueltas hasta que acaba frustrándome o enfadándome, a quererme más, en definitiva a liberar mi interior del exterior.
Todo el mundo te aconseja qué hacer, incluso uno mismo creo que sabe que es lo que debe hacer pero no como hacerlo.
Estas sesiones me ayudaron a romper esa relación tan desastrosa y cuando lo hice definitivamente no solo me sentí genial sino que seis días después, solo seis días después de decir “Esto es una despedida y es mi decisión irrevocable” conocí a mi actual pareja con la que ya llevo dos años.
La relación con mi familia ha mejorado mucho y la laboral también. Ya no me afectan tanto las cosas como para que me hagan sufrir como antes que todo se me apelotonaba en la cabeza y en el tiempo y mi estado era de alerta y estrés continuo.
Todavía queda mucho que mejorar pero sé que Marta existe.
Millones de besos". Toñi

Contacté con Marta por una amiga que me la recomendó....ya en la primera sesión me pareció una persona afable, sencilla y sincera, fué mucho más tarde cuando supe que necesitaba su ayuda....que era la persona perfecta para comenzar mi cambio, necesitaba ese cambio, necesitaba un buen guía, necesitaba al mejor....y lo encontré en Marta.
Cuando llegue a su consulta yo era una persona insegura, con muchos miedos, muy descentrada y con ganas de cambiar....no me gustaba mi forma de vida.
Marta me ayudo a ver en mi a esa mujer valiente, segura, dulce, madre, amorosa, fuerte, sincera, vulnerable, compasiva....sacó en mi todas esas virtudes ya olvidadas y escondidas debajo de mis miedos, mis malos hábitos, creencias enraizadas en mi pasado y sobre todo aprendí a perdonar a ese YO que se comportó de una manera que no queria en la nueva mujer que soy ahora.
Gracias a su suavidad, gracias a su complicidad, gracias a su manera de trabajar sacó de mi todo este potencial.
Gracias a ella soy la mujer que quiero ser....la mujer que soy ahora.
Es la mejor inversión en mí que he podido hacer. Sintiéndome bien por dentro, todo está bien ahí fuera.
Recomiendo pasar por esta experiencia a toda persona que quiera RENOVAR SU VIDA, es el mejor camino.
Gracias Marta por ser, por existir y por ayudarme en mi nuevo caminar.
Un fuerte abrazo”. Isabel

"Cómo renové mi vida:
Empecé un poco titubeante mi camino con Marta en Renovar Tu Vida. El primer motivo para empezar una terapia fue que tenía problemas con mi ex-pareja, con el deseo de aclarar todos esos sentimientos que iban y venían y no me ayudaban a terminar de tener una relación estable con ella.
Llegué con miedos, desconfianza, muchas dudas que no me hacían avanzar en mi relación. Los primeros pasos en la terapia no fueron nada fáciles para mi. Me sentía a veces desganado o desinteresado, creyendo que solo me seguían la corriente y que aquello era un desperdicio de tiempo y dinero. Incluso me llegue a sentir coaccionado o forzado a hacer cosas que no estaba dispuesto a hacer en ese momento.
Cuando más dudas tenía y cuando más creía que esto no iba a funcionar en mi porque no veía un camino claro fue cuando me enseñó que el camino no iba a ser fácil, que podría ir hacia adelante, pero que quizás en algún momento habría que volver atrás o cambiar la dirección. Fue entonces que entendí que ese camino era yo....y recorrerlo era conocerme, aceptarme y quererme. Entonces fue cuando a la pregunta de "Que quieres de esta terapia?" simple y llanamente respondí "Quiero estar bien". Bien conmigo mismo.
Me iba a acompañar en ese camino, a guiarme, aconsejarme y sugerirme. No iba a decidir por mi ni obligarme a hacer nada. Poco a poco me ayudó a abrirme. A quitarme lastres de mi vida, piedras de mi mochila con las cuales no debería cargar. Todas esas cosas que al final me desgastaban y cansaban e iban poco a poco mitigando mi fuerza y mi amor.
Descubrí que el meollo de mis temas estaba en mi. No estaba en mi pareja, ni en mis amigos, ni en mi familia. Si, eran parte de mi vida, y quizás muchos condicionantes de lo que venia cargando. Pero aprendí a aceptar que era lo que me había tocado y que podía cambiarlo.
Me ayudó a ver los diferentes "yo interno" y saber convivir con ellos. Saber sacar lo bueno de cada uno de esos personajes internos, escucharlos y estar más atento cuando cada uno de ellos intentaba entrar en juego. Pude volver a encontrarme con el niño que llevaba dentro y escondido desde hacia mucho tiempo. Me sentí muy bien cuando para cada tema que llevaba con Marta siempre aportaba un método, una forma, una formula para tratar de identificar y asociar sentimientos, sensaciones, pensamientos y que fuese más fácil para mi saber de donde venían, que provocaban en mi y al final, saber dejarlos fluir y aprender de lo que me pasaba.
Pasamos por momentos duros, no se lo puse fácil en más de una ocasión pero al final salimos bien de esas situaciones. Me ayudó a aclarar y entender que había algo muy grande en mi y que no me hacia falta nada ni nadie para descubrirlo, para explotarlo y para hacerme consciente de mi verdadero yo.
Y algo muy importante, aprendí a saber canalizar todas esas sensaciones y sentimientos que entraban y salían de mi. Cuando antes me confundían, me hacían dudar de las relaciones, del amor, del deseo, de los valores. A dejar de pensar en "bueno" y "malo". A escucharme a mi antes que escuchar a otros y a exteriorizar hacia otros lo que "decían mis tripas".
Llegamos al meollo del asunto? Creo y siento que si. Porque hoy siento que veo la vida con otros ojos. Respondiendo a la pregunta de mis inicios de la terapia.... me siento bien". Antonio

"Sri Nisargadatta decía que "un conflicto observado es un conflicto resuelto". Observar no es sencillo tampoco suficiente, comenzar una terapia como paciente es una especie de aventura, pero es probable que dure toda una vida. El terapeuta nos muestra nuevos caminos y enseña a caminar, pero la salida al final del túnel reside en nuestro interior, cuerpo, espíritu, alma, intelecto, da igual como lo encuentres, lo importante es saber comprenderlo, comprenderte". Emmanuel

"Marta es más que una terapeuta. Es su presencia que me inspira y me transmite fuerza en el camino que me lleva a encontrar espacios de libertad. Lo que transmite es el haber “embody” la luminosidad. Con ella me siento entendida y abrazada en toda mi complejidad y compasión. Además quiero añadir que después de haber recorrido innumerables consultas de Psicología veo una gran diferencia con otras personas con las he trabajado. Su mirada no se detiene ni se recrea mirando en el pasado también hay proyección al futuro. Siento que me ha acompañado y que se ha dado en un proceso de alquimia personal muy profundos desde hace un año. Y una agudísima intuición para llegar a las heridas más escondidas. En cada ocasión que he acudido a ella he sentido que daba certeramente en la diana de aquello que necesitaba sanarse en esos momentos y he salido con una sensación de que esa herida había sido atendida y con mucho mimo cuidada. Siempre con una visión viva de lo que necesitaba y con una atención única. Nada que saliese de los libros. He salido renovada". M.José

"Día tras día como una carrera continua, llena de cosas buenas, sí, pero también de insatisfacciones permanentes, sin capacidad para disfrutarlas. Llega Marta, pisa el freno, para, para, para...llega el ahora. Entramos en la vida.
Mi primera sesión: Marta me enseña a mirar. Y miro al otro, mi pareja, le contemplo de verdad, con amor; entonces sus palabras entran en mi corazón con otro significado ¡ahora sí escucho! y como por arte de magia, todos los problemas con mi marido se disuelven; se disuelven las discusiones eternas, las resistencias, los recelos. Al día siguiente, tras hablar con él, comienza una nueva luna de miel, que aún continúa, año y medio después.
Segundo asalto: la sombra oscura que vive conmigo, salvaje, agresiva, amenazante. Una sombra que condiciona mi vida, que me impide tomar decisiones que el resto de mi ser ansía. Marta la destapa y la sombra se rebela aterrorizándome a través de mis sueños. Marta me acompaña a través del teléfono, me conforta y tranquiliza. Después viene la escucha a esa parte, la aceptación de todo lo rechazado de mí hasta entonces como parte de mi persona. Poco a poco le voy dando voz, de modo que voy sintiéndome cada vez más libre, más fuerte, más completa.
Tercer asalto: control, juicios, pensar que mi forma de ver las cosas es la única y la acertada...poco a poco voy identificando patrones de comportamiento que enturbian mi relación con familiares y amigos. Aprendo a verlos, a analizar mis reacciones, a "no reaccionar"...y las relaciones se van limpiando; gano en amor, en relajación y en disfrutar de mis seres queridos como en algunos casos nunca había logrado.
Todo eso y más cosas he conseguido gracias a Marta, una guía excepcional en sabiduría, pero también en ternura, inteligencia y compromiso. Como ya sospechaba antes de comenzar mi terapia, ella supone un antes y un después en mi vida. Solo hay que atreverse, ¿verdad?". Mercedes

LA PAREJA. TIP9: Amarse a uno mismo.

Nos gusta creer que, como decían los Beatles, “ All you need is love”.

No hay amor suficiente para llenar el vacío de aquel que no se ama a sí mismo. Cuando afrontamos con valentía nuestros dragones internos, accedemos a nuestros recursos más ocultos.

Amar, al estilo de la canción de los Beatles, no es todo lo que necesitamos. Además, amar no es nada sencillo. Amar a otro, sin pasar por el trabajo interior de aprender a amarnos a nosotros mismos, no es la panacea. Aprender a amarnos se complica porque supone revisar todos los aspectos condicionados que nos alejan del amor y, muchas veces, son pautas inconscientes.

¿Oirían los Beatles esta leyenda?

En un pasado remoto los seres humanos éramos dioses. Abusamos tanto de nuestros privilegios, que la vida decidió retirarnos este poder y esconderlo hasta que realmente hubiéramos madurado. La vida dijo: ¡Esconderemos el poder de la divinidad en lo más profundo del corazón de los hombres, pues es el único lugar donde a muy pocos se les ocurrirá buscar!

¿Cómo sería desde aquí la canción? 

¿Todo lo que necesitas es auto-conocerte?

¿Todo lo que necesitas es revelar los secretos de tu corazón?

La sociedad nos condiciona para creer que el amor hacia nosotros mismos es un acto de egoísmo, vanidad y narcisismo. Esperamos que los demás nos amen para dejar de sentirnos incompletos e insatisfechos. En estos tiempos, nos pasamos el día ocupados del exterior. Nos distanciamos del amor a nosotros mismos porque este espacio reside en la conexión con el interior.

¿Cuántas veces conectas contigo mismo?
Amarse a uno mismo no tiene nada que ver con sentimentalismos ni cursilerías. Se trata de un asunto bastante más complejo y serio. Hace referencia a cómo pensamos y cómo sentimos, qué palabras decimos, cuáles son nuestras actitudes y comportamientos para con nosotros mismos.

Amarse a uno mismo es sinónimo de atención, escucha, respeto, aceptación, valoración, y, sobre todo, de amabilidad con nosotros mismos en cada momento y ante cualquier situación.

¿Cuánto tiempo, dinero y energía dedicas a conocerte y cuidarte?
Amarse a uno mismo es querer mirar para actualizar las pautas inconscientes que surgen con las personas a las que amamos. Estas son las oportunidades que brinda la pareja para darnos cuenta y ser cada vez algo más libres.

¿Quién está en este camino con su pareja?
La pseudopositividad de los tiempos modernos no cura, es una droga intelectual. Para que ocurra la transición real es inevitable desenraizar la basura de nuestras vidas. Sólo entonces la negatividad podrá ser reciclada auténticamente. Sólo así la vida podrá ser vivida y experimentada en toda su plenitud. Sólo así la vida abrirá el escondite del corazón del que habla la leyenda.

¿Cuándo fue la última vez que sentiste realmente paz?
En realidad, lo que nos aleja y nos sume en el desencanto, la insatisfacción y el sufrimiento es vivir en la incoherencia de fallarnos a nosotros mismos. Venimos con un potencial que cada vez se hace más difícil de objetivar si no resolvemos los límites de las etapas del vivir.

Amarse a uno mismo es un compromiso personal e irrenunciable para hacernos adultos en la vida, para sintonizar con la vida que vibra en nosotros y para decidir la vida que queremos vivir. Amarse a uno mismo implica romper el molde de niño o adolescente para entrar en otro más grande, el molde adulto, en forma y fondo.


¿A qué pautas toca decir adiós?
Amarse a uno mismo es dedicar una parte de la energía diaria para meditar y concluir temas pendientes que no te dejan crecer. Es indispensable decir adiós a viejos moldes para encontrar nuevos caminos. Nos resulta más difícil escuchar los susurros de nuestro corazón que decirnos: ¡Nunca más estableceré una relación que ponga en peligro mis estrategias de seguridad y supervivencia!

Amarse a uno mismo es mirar con responsabilidad lo que nos pasa. Lo que nos irrita, desafía, provoca y confronta con la parte menos atractiva de nosotros mismos.

Amarse a uno mismo enfrenta la gran resistencia de romper la cáscara de nuestro falso yo. Hemos aprendido a acorazarnos de tal manera que nos conformamos con las migas de la aprobación y del reconocimiento.

Amarse a uno mismo es liberarse para ser y manifestar las cualidades naturales: espontaneidad, confianza, receptividad, capacidad de afrontar situaciones inesperadas.

El amor es como la luz y el calor del sol. Despierta nuestras semillas aletargadas por las duras cáscaras del ego. El amor a uno mismo es la mejor medicina para despertar del trance, del sueño, del matrix.

¿Qué necesita ser traído a la luz en tu relación de pareja?
Llega un momento en que uno está dispuesto a hacer el camino del corazón. El compromiso con el crecimiento y la evolución es tan grande, que se superan las zonas de comodidad, con un propósito claro de ir hacia adelante. Amarse a uno mismo es como morir y dirigirnos a la luz. 

7 pistas para los Beatles del presente y del futuro 



Todo lo que necesitas es...

1.- Comenzar en el punto donde te encuentras. Ser muy sincero y auténtico.

2.- Despejar las creencias con conciencia y amabilidad hacia ti mismo.

3.- Sentir y abrirte al dolor de estar atrapado en viejos moldes.

4.- Reconocer que el amor es una invitación a liberarte de la prisión.

5.- Hacerte consciente.

6.- Romper la jaula y convertirte en el ser inmenso que realmente eres.

7.- Honrar, cada día y en cada acto, a tu corazón.

LA PAREJA. TIP8: La temida soledad.

Me detuve en el umbral,
ante un reflector solitario.
Pétalos de belleza profunda,
recibí una transfusión.
Adaptación de Diario de soledad.
May Sarton.


La temida soledad se cura con transfusiones que nos deleitan en cada instante. Esta capacidad de conexión que valora los pequeños detalles cotidianos se desarrolla a medida que entrenamos la atención. El premio de la vida contemplativa es la curación de las heridas de la soledad.

La temida soledad enfrenta 2 tipos de dolor:

1.- El dolor de las pérdidas particulares. Rupturas de pareja, de amistad, muerte de seres queridos, trabajos, sueños que no llegan...

2.- El dolor profundo del alma. Un dolor Universal e implícito al ser humano. Ese dolor que subyace a todos los dolores. Como dice el poeta Rilke, todos estamos inexpresablemente solos.

¿Quién no se sentó temeroso ante el telón de su propio corazón?

Si uno espera encontrar a alguien para ser feliz, se engaña. No hay felicidad verdadera en la pareja. Existe contento cuando las cosas van bien y dolor cuando no van como esperas.

La felicidad no reside en la dependencia de sujetos, no tiene causa en el afuera sino en el adentro. La felicidad es la atención a las transfusiones. Y, si, además se comparten en pareja, sucede lo exquisito y sublime.

Soltar el temor a la soledad, libera.
Disolver la separación de sujetos, conecta. La verdadera unidad que trasciende la soledad es libertad. Este es el lugar de la pareja lúcida y renovada. 

¿Estás dispuesto a abrir el telón para renovar la pareja?

Al mantenernos en posturas inmovilistas, saboteamos la evolución. La disolución de viejas pautas y temores requiere de un compromiso profundo con la verdad interior. Si corremos a llenar huecos con páginas de contactos; durante la noche, el fin de semana y las vacaciones,  lo más probable es que equivoquemos la dirección y perdamos la oportunidad de aprender de la soledad.

Es importante demostrarnos a nosotros mismos que podemos estar solos. Atravesar la soledad para materializar en lo concreto nuevas posibilidades. Todos tenemos la capacidad de adaptarnos a los cambios, reequilibrarnos y ser felices. 

Fértil soledad que gestas la creación del impulso de lo pleno, sin causa ni condiciones, en lo más profundo del alma. Soledad aquí estoy. Esto es lo que soy. Presente, ahora. Compañera del encuentro de mi mismo.

LA PAREJA. TIP7: Dependencia emocional y autoestima.

Salir de la dependencia es difícil y posible. 
El reto: ser naranjas enteras.

Ser dependiente emocional es equiparable a ser adicto al alcohol y a las drogas. Implica vivir con un enganche. La dificultad de soltar es tan grande que es preferible permanecer, donde no se está bien, que soltar. Cuanto mayor es el miedo a la soledad, más dependientes somos y viceversa.

La dependencia es una evasión a afrontar la propia vida que protege de la soledad e impide la realización y la paz. El miedo a perder al otro se vive con un estrés latente que amenaza con ansiedad y sufrimiento. Cuando este obstáculo se prolonga en una relación mina la autoestima. Es un sabotaje a la felicidad.

Los dependientes atraen a otros dependientes estableciendo relaciones de codependencia en donde las partes:

-Renuncian a crecer en la dirección de lo que son para convertirse en lo que el otro espera.
-Tienen gran dificultad para resolver conflictos a medida que la pareja avanza. Las respuestas ante los problemas hacen más daño porque son reactivas, impulsivas y compulsivas.
-Responden a perfiles de personalidad evasivos y ansiosos.

La dependencia pasa por alto:

-Que el otro no nos ame en realidad.
-La posibilidad de felicidad por enganche.
-La dignidad y el respeto a ser nosotros mismos.

¿Cómo salir de la dependencia? 5 pasos

1.- Darnos cuenta de que estamos en ella. Ser conscientes.
2.- Tomar la responsabilidad para hacer cambios.
3.- Desengancharnos como si de una droga se tratara.
4.- Iniciar una psicoterapia de desarrollo personal e independencia emocional.
5.- Abrir un camino de liberación y renovación de vida. Reconstruir y reinventar una nueva identidad.

Reforzar la autoestima es básico para empezar

La autoestima consiste en sentir que tenemos el potencial necesario para resolver cualquier situación inesperada de la vida. La confianza en uno mismo da seguridad. La seguridad y confianza determinan la autoestima. A partir de aquí se fluye en la vida.  

La autoestima se forma en la infancia a partir del refuerzo positivo y del reconocimiento, tanto verbal como no verbal, sobre todo de los padres. En el proceso de salida de la dependencia nos damos cuenta de nuestra biografía personal y de cómo la hemos vivido. Vamos revisando y comprendiendo para liberarnos de patrones dependientes que siguen activos en el presente.

Reforzando la autoestima los problemas de la vida, y no solo los relativos a la pareja, mejoran.

LA PAREJA. TIP6: ¿Estás eligiendo bien? Reflexiones.

La pareja te acerca al crecimiento y a la paz,
no es una batalla.

1.- Considera que eliges mejor cuanto más te conoces a ti mismo. ¿En qué medida te conoces? Inicia un camino de búsqueda y desarrollo personal. Es una inversión que ningún naufragio te arrebatará.

2.- Elegir desde la necesidad de encontrar a alguien o desde el temor a la soledad genera ansiedad y sufrimiento, no felicidad.

3.- Hazte 3 preguntas:
¿Qué busco?
¿Qué espero encontrar en el otro?
¿Cuáles son las características y valores imprescindibles para mí?

4.- Sé muy sincero en las respuestas y mantente firme en tu verdad interior. Cuando estamos atentos, en las primeras semanas de relación, sabemos si estamos en el lugar adecuado.

5.- Ten presente que si una persona actúa de un modo que no te gusta y no quiere cambiar, volverá a hacerlo 2, 3 y mil veces más. Si lo hace hasta 3 veces sin intención de aprender, pregúntate: ¿Qué hago aquí?
Entonces suelta y enfréntate a tu soledad. Es una gran compañera de viaje en el camino del autoconocimiento.

6.- Cuanto antes nos demos cuenta de que una relación no funciona, mejor. Las relaciones de pareja han de ser fáciles y fluidas. Si no es así, puede que no tengan sentido.

LA PAREJA. TIP5: Sanar una relación rota.



Como una boticaria
quisiera usar estos linimentos.
Quita penas para calmarte y refrescarte
cuando el dolor se vuelve contra ti mismo.
Mucho amor para cobijarte de noche
cuando la fiebre abre las heridas sin nombre.



Sanar una relación rota nos lleva inevitablemente a recuperar el amor hacia nosotros mismos.

¿Qué prefieres: olvidar, recordar o seguir creciendo?
¿Qué sentido tiene dar al “play” o al “erase” una y otra vez para activar o desactivar los recuerdos?
¿Quieres borrar la relación o pasar página con el capítulo aprendido?

Atención a enmascarar el dolor. Evadir la realidad no cura sino que auto-destruye poco a poco.

¿Qué otra forma hay de superar esto?

Las relaciones de amor que se rompen son fuertes pérdidas. El fin de una historia de pareja, la muerte de un ser querido, una amistad que se desvanece, un anhelo que no llega.

Describimos relaciones rotas con emociones como tristeza, desilusión, dolor y vacío. La medicina de urgencia es curar el propio corazón. Sumirnos en estos sentimientos es no querer aprender de la experiencia. Empezar de nuevo, con el contador a cero, es abrir el corazón y seguir aprendiendo.

Indagar con consciencia y limpiar las heridas curan los sentimientos. Poco a poco abrimos paso a nuevas relaciones afectivas que sintonizan con el sentido y la esencia. Todos somos únicos. El amor perdido lo es. Tú lo eres. Los que están por venir también lo son. Somos muchos vibrando en la sintonía de los nuevos moldes que facilitan la evolución.

¿Para qué encerrarte en lo viejo negando la merecida felicidad?
¿Qué puedes hacer para aliviar el dolor de la ruptura?
¿Qué sientes que te hace bien?

1.- Decide mirar hacia adelante

No llames, no mires fotos, no dejes a la vista objetos de recuerdos, no contactes, ni por teléfono, ni por internet. Respeta el duelo.

Con manos llenas del ayer no recibimos el mañana.

2.- Cuídate

Adopta una vida saludable. Compra y cocina alimentos con amor. Descansa y duerme regularmente con horarios estables. Practica yoga y/o cualquier ejercicio que te apetezca.

 Una vida saludable elimina el estrés cuando el corazón duele.

3.- Haz cosas que te gustan

Alerta a quedarnos en la inacción porque produce más frustración. Sal, diviértete con amigos, visita exposiciones, apúntate a un curso, una actividad, viaja.

Permite que se haga la pincelada por sí misma.

4.- Conoce gente nueva

Dar con personas adecuadas con las que sientes buen “feeling” y conexión es un regalo.

Cierra tus ojos para ver.

6.- En el trabajo

Sintoniza en este tiempo de un modo especial con tu actividad profesional. Tanto si la tienes, como si no. Tanto si te gusta, como si no. Reinventa para ti nuevas posibilidades. El verano es el mejor tiempo para replantearnos y diseñar la actividad que queremos realizar para vivir.

En el centro de la dificultad está la oportunidad.

7.- Desarrolla el ser creativo que eres

Ponte manos a la obra con esos “hobbies” olvidados: decora, baila, pasea, escribe, sueña.

Las actividades artísticas son intentos de reconciliarnos con la vida.

8.- Paciencia y aceptación

Todo en esta vida es pasajero y el dolor emocional no va a ser menos. Sigue adelante en tu camino, siente el dolor cuando toca y avanza hacia el amor hacia ti mismo. Ríe cuando puedas y llora cuando lo necesites.

La vida es una ola. Crestas. Turbulencias. Calma.

La manera más sana de enfrentar una relación rota es con inteligencia emocional y sentido común. Es más valiente quien decide enfrentarse al desamor que el que quiere enmascarar su dolor de por vida.

Esto es desarrollo personal. Bienvenid@ a Renovar tu Vida!