Un día Consciente

Al despertar cada mañana recuperamos nuestra mente consciente. ¿Te has detenido alguna vez a contemplar esta maravilla?

Entrenar la atención desde primera hora del día activa un reencuentro: el de estar con nosotros mismos.


El mundo simbólico y onírico facilita mensajes que nos negamos durante la vigilia. Si no despertáramos del sueño, creeríamos que es nuestra realidad. Asimismo, si no despertamos en la vigilia, percibiremos tan solo una realidad condicionada por creencias. Soñar y despertar conscientes para explorar nuestro mundo e intentar comprenderlo. Hoy es el comienzo de un nuevo día, un día consciente.

¿Te has dado cuenta cuál es tu primer pensamiento de la mañana?, ¿hay una tendencia a pensar precisamente eso últimamente?. Enfoca tu atención al momento justo del despertar. Toma unos minutos donde explorar: ¿cómo estoy?, ¿cómo me siento?, ¿qué puedo hacer por mí hoy?. Agradece este nuevo día lleno de posibilidades para despertar y seguir evolucionando. Respira consciente, empieza así el día y continua esta práctica según avancen las horas.

Enfoca tu atención a la frenética vigilia en la que vivimos. Una nueva mirada para observarte desde el gran Yo, ese que está más allá de los deseos y temores del ego. Activa las 3 claves de la meditación en la vida cotidiana: actitud, respiración y postura. El automatismo y la reactividad que nos atrapan en el día a día se desactivan al ser atendidas con consciencia. Acontece la lucidez y la comprensión de la plena atención. Las actividades cotidianas: comer, trabajar, relacionarnos con diferentes personas de nuestro entorno se viven más conscientemente. Comida consciente, trabajo consciente, relaciones conscientes.

Andando por la calle, viene una emoción, tal vez tristeza, tal vez alegría, detente un instante con la actitud interior de observar qué está sucediendo dentro, con tus sensaciones, con la respiración. Al mismo tiempo, sigue caminando atento, observando. Date cuenta. Deja de reaccionar inconscientemente para observar con consciencia tus emociones. Neutraliza los patrones que tu comportamiento ha ido adquiriendo a base de herencias y hábitos.

Elige 3 acontecimientos verdaderamente importantes y prioritarios en el día de hoy. ¿Qué es lo que quiero crear hoy? ¿Qué es lo que quiero vivir hoy en realidad?. Durante el día lleva a la acción aquello que quieres ser, si quieres ser atractiva, elige un buen vestido, córtate el pelo, arréglate. Si quieres sentir amor, ama. Si quieres colaborar para que el mundo sea mejor, apúntate a una actividad de ayuda en acción social. Si quieres prosperar en el trabajo, actúa como si ya hubieras progresado. Sé hoy, ahora, quien quieres ser, quien eres ya en realidad. Si eso es lo que brota y admiras, es porque ya lo eres.

Al finalizar el día, pregúntate: ¿Qué acontecimiento del día ha sido relevante?, ¿de qué me doy cuenta?. Antes de ir a dormir y volver a ponerte en contacto con el mundo de los sueños, enfoca y aprende de las infinitas señales que se han dado para ti en el día de hoy.

Para activar tu día consciente:

1.- Escoge un cuaderno de psiconatua donde anotar tus reflexiones.
2.- Al despertar, explórate: ¿cómo me siento?, ¿cuál es mi primer pensamiento?
3.- Destaca 3 acontecimientos realmente importantes que quieres crear y vivir hoy.
4.- Durante el día, detente un instante interiormente a observar tus emociones.
5.- Al finalizar el día, pregúntate: ¿qué elijo como relevante hoy?, ¿de qué me doy cuenta?.

Sígueme en Redes Sociales

Sígueme en Youtube Instagram Sígueme en Linkedin Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter